lunes, 29 de febrero de 2016

Tu mirada es el paisaje (CXVIII)

Samir el Ratón tiene trece años y ya posee la aguda mirada del cazador de recompensas. Nada se le escapa. Es como si tuviese ojos en todas partes, hasta en la espalda o en el trasero. Pero los utiliza poco. Se pasa el día delante del ordenador, donde encuentra, en tiempo récord y previo pago, todo lo que se le pide. Un precio, un nombre o una cifra.

La cocinera de Himmler, 2015. Franz-Olivier Giesbert

martes, 23 de febrero de 2016

El principito

Este libro nos deja enseñanzas para toda la vida, es una joya al alcance de todos los públicos: pequeños, jóvenes, maduros y mayores. Esta obra constituye un clásico de la literatura infantil, pero gana el corazón tanto de niños como de adultos que se conmueven con su lectura. En él se comunican temas realmente delicados como lo son el sentido de la vida, la amistad, el amor y los valores.
En este relato, el autor se figura a sí mismo perdido en el desierto del Sáhara, después de sufrir un problema con su avión. En ese momento se hace presente un pequeño príncipe. Mediante las conversaciones con el principito, el autor deja ver su propia visión sobre la estupidez humana y sobre la franca sabiduría de los más pequeños. Piensa que la mayoría de las personas pierden esa sabiduría al crecer. Y así es casi siempre, la pérdida de la inocencia atonta y cierra muchas veredas al placer de descubrir.
Las ilustraciones, del propio Saint-Exúperi, son de una belleza conmovedora, que añaden dulzura al texto, enriqueciéndolo mágicamente.
Lo he leído muchas veces y siempre me ha conmovido: lo considero un libro imprescindible.
Como caído del cielo. Rocío
 
Durante largos años vi golpear la magia de la lluvia en las hogueras,
en los tejados
amaneciendo como libros abiertos o palomas,
como corazones abiertos de par en par,
sin sutura.

Largueza del instante. Javier Pérez Walias

viernes, 19 de febrero de 2016

Atrévete

Permítete brillar como una estrella.

lunes, 15 de febrero de 2016

Sobre el conocimiento


Brigid Marlin



Este pasaje del libro de Rosa Chacel, Memorias de Leticia Valle, explica de forma muy sencilla cómo el conocimiento es acumulativo: mientras más se sabe más se quiere saber. Tenemos que esforzarnos al principio, pero en cuanto vamos aprendiendo, queremos seguir en ese camino y el aprendizaje es cada día menos costoso. 


Y creí sentir algo parecido a esas veces que me había puesto a buscar entre la hierba del pinar los piñones caídos y no había podido al principio distinguir nada de la monotonía de las briznas, hasta que descubría el primero y en seguida iban apareciendo más por todas partes, porque ya conocía las características de claroscuro que los delataban.

Memorias de Leticia Valle. Rosa Chacel

domingo, 14 de febrero de 2016

Más que ayer pero menos que mañana

Todo hay que hacerlo de nuevo,
el amor que nos tuvimos,
y el amor que nos tenemos.

Futuro imperfecto. Luis Rosales

viernes, 12 de febrero de 2016

Dando la cara

Esta soy yo a los 7 años. 
Sí, sí, reconozco que tengo fotos más recientes ¡pero no mejores!

Y aquí, hace unos días. Entre una y otra, 50 años.

La salvación del mundo

Preparing for the flood. Rebecca Campbell

Empezar a leer fue para mí como entrar en un bosque por primera vez y encontrarme de pronto con todos los árboles, todas las flores, todos los pájaros...
 
José Saramago (Azinhaga, 1922-Lanzarote, 18-06-2010)

martes, 9 de febrero de 2016

Tu mirada es el paisaje (CXVII)

Tristan Tzara

Hace una mueca mientras me abre la puerta del conductor y me ayuda a entrar. Me quito los zapatos y bajo la ventanilla. Me mira con expresión impenetrable y ojos turbios.

Cincuenta sombras de Grey. E.L. James

lunes, 8 de febrero de 2016

Disidencia

Somos libres para pensar distinto.

lunes, 1 de febrero de 2016

No te dejes

No te dejes cosechar.