martes, 18 de julio de 2017

Carta (inconclusa) a mi hermana

Pienso en ti muy a menudo: todos los días. A veces con amargura, aunque voy menguando la pena; o eso quiero creer, pues no puedo evitar al escribirte, que las lágrimas cundan en mis ojos.
Fantaseo con un presentimiento liberador, el de que moriré antes que tú... lo que me lleva a imaginar que entonces sí vendrás, a desmontar mi casa y mis cosas... y me parece mirarte mientras miras lo cotidiano de mi vida de mis últimos años. Y así, me regalo ahora de vez en cuando, una sonrisa de ternura imaginando que "esto le gustará" o una chispa de complicidad porque "con esto se sonreirá, le hará gracia": me comporto como una anfitriona a la espera de su única invitada.
André Wyeth

Un rumor de grava en las olas 
resuena como los días sin ti.

Dos cartas (1). Joan Margarit


No hay comentarios: