martes, 6 de marzo de 2007

Gazapos y desatinos (XVII)


No más lágrimas: llorar se acabó. Al menos por culpa de la cebolla.

Onion goggles no son unas gafas cualquiera: sirven para no llorar cuando hay que pelar, cortar o picar cebolla. El fabricante asegura que evitan picor y lágrimas. Las gafas aislan los ojos de los vapores. Además, importantísimo y fundamental para la integridad propia y la del entorno: tienen un sistema antiniebla para ver claramente lo que se está cortando.


4 comentarios:

Ofelia Lopez Pez dijo...

Las veo monas....pero con mis habilidades culinarias, no sé si las necesito...

Scheherazade dijo...

No va ha estar mal tener unas para para cuando el corazón se nos convierta en cebolla...

Edanmir dijo...

Corro a ver si las tienen graduadas.

Peggy dijo...

jjjaaa buen invento:)