domingo, 13 de enero de 2008

Domingo en rojo


Le pedí que se desnudara despacio, lentamente.

Y obedeció.

7 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Esas son órdenes!
Y menos mal que entendió por las buenas, ja!... Bien.

Pasé antes por el otro blog, el Sotano: es muy interesante. Por supuesto que te doy permiso. Es un honor para mí y estoy muy agradecido. Tanto es así que si te gusta te dejo otro poema publicado hace más de un año en Musas. Aquí te lo dejo y si querés podés subirlo a ese buen blog. Un abrazo y muchas gracias. Buena semana.



Gourmet


Me seduce con semillas de
cardamomo
vainilla en rama
hongos Portobello
pétalos de rosa.

Me nombra la ciboulette
los repollitos de Bruselas
jengibre
lemon grass.

Me hace probar
un salmón casi crudo
y risotto con echalottes
y morrón amarillo.

Me pone una manzana verde
en la boca y me dice:

-Voy a comerte como a un cerdo.



Máximo Ballester

Edanmir dijo...

Eso es que lo has pedido con devoción. Salu2

Churra dijo...

Así me gustan los hombres , obedientes y mas si es domingo .
Un beso

Gwynette dijo...

Un buen chico, rápido y obediente !!!!! :-)

Yyyy?

Besoitos

Sombras en el corazón dijo...

Notaría él futuras perspectivas dignas de merecer cualquier orden.
:0)

Un abrazo

Scheherazade dijo...

Y lo mejor es que sabe que ya ha encontrado el camino....

Mandarina azul dijo...

Claro, si se lo pediste en rojo... ¡como para no hacerte caso! ;)

Besos, niña.