viernes, 12 de diciembre de 2008

Apolo y su tataracamisa


Apolo es uno de los vecinos de Simón. Es un hombre de edad indefinida, flaco y de pocas palabras. Está de pie delante de su casa y, sobre una tabla de madera, plancha una camisa. Tiene una plancha de carbón vegetal, inmensa, vieja y oxidada. La camisa es aún más vieja. Para describirla, tendría que echar mano del lenguaje de los críticos de arte, del de los posmodernistas caprichosos, del de los especialistas en suprematismo, el visual-art y el expresionismo abstracto. La prenda es nada menos que una obra maestra del patchwork, informel, collage y pop-art, un prodigio de la más viva imaginación de aquellos sastres laboriosos junto a los cuales hemos pasado al venir aquí por la carretera de Kampala. La camisa en cuestión ha debido de pasar por tantas agujas cosiéndole remiendos sobre los agujeros, muestra tantos retazos de telas de texturas, estampado y grosor de lo más diversos, que no hay manera de adivinar de qué color era y de qué tejido estaba hecha la prenda original, aquella primera tataracamisa que dio comienzo al largo proceso de cambios y modificaciones cuyo efecto se extiende ahora ante Apolo, sobre su tabla de planchar.


Habrá fiesta. Ébano. Ryszard Kapunscinski

4 comentarios:

Edanmir dijo...

Hola. A veces el arte solo necesita que pase el tiempo y manos con ganas de ayudar.

semifusa dijo...

Madre mía, Índigo, qué maravilla de texto... Me encanta. Empezando por el nombre asignado a la camisa en cuestión, "tataracamisa", siguiendo con la descripción, por cómo está escrito, por lo que hay detrás... ¡genial!

:)

nike shoes dijo...

i agree your idea ! very nice blog

面对面视频斗地主 dijo...

It seems different countries, different cultures, we really can decide things in the same understanding of the difference!
Personalized Signature:我喜欢淮安掼蛋,靖江青儿,南通长牌,姜堰23张,常州麻将这些地方言游戏