sábado, 8 de octubre de 2011

Besos de agua

La sirena. Max Klinger

Vestido a veces así, a veces de señorito encumbrado y a veces de campesino, Daniel cruzó la frontera y llegó a Puebla después de tanto tiempo de ausencia que la boca de Emilia le pareció el primer toque de agua tras el denso desierto.

Mal de amores. Ángeles Mastretta

2 comentarios:

Laura Uve dijo...

Maravilloso texto!!

Un beso.

indigo dijo...

Pues me atrevo a recomendar el libro entero: es una historia de amor, de amores, con personajes rutilantes y entrañables, escrita con una prosa riquísima, un placer para todos los sentidos.
Gracias por tu visita y tus comentarios, tan atentos siempre.
Otro beso.