jueves, 30 de junio de 2011

ABC POEMA: el juego

Alexej Ravski

Mi querida y aplicada Lupe lo hizo así y, además, me lo entregó en mano, en papel.

Almibrarado Bostezo
Corazón Desvencijado
Enclenque Fortuna Gastada
Hambre Ingente
Jubiloso Karma
Lenitiva Miscelánea Nocturna
Ñoñería
Ociosa Pasión
Risa sutil, trémula
Utópico Verso Wolfiano
Xenófogo
Yermo Zagúan.


Andrei Protsouk

Jorge Maseda participa con este embriagador poema.

Al beber copas didácticas,
emocionantes, festejo
grandes hechizos (inertes)
jugador "kafkiano" lánguido,
me nombraron ñengo.

Obvio, pues quiero reírme

siempre, todo un Verano

Wuau! Xavi, ya! zigzaguea!


Andrey Remnev

Esta preciosidad es de... Rebeca, a la que tengo el gusto de querer personalmente.

Antiguos besos,
cera de ébano fervoroso.
Gracia hechicera indolente; jodidos.

Karma. Longitud mórbida negligente.

Ñapa. Olvido pasajero quiero,

rastrear sabores.

Tacto usurpado, VAMOS!

Whisky... yace zagal

MUCHÍSIMAS GRACIAS a los tres por compartir: me encantan!

martes, 21 de junio de 2011

Os propongo un juego


Alphonse Mucha


Ahora que se ha estado hablando de la palabra que preferimos del español, voy a repetirme. Este post lo publiqué el 8 de abril de 2007, a propuesta de Edanmir y consiste en redactar poema, relato, carta, etc. usando en su orden y una sola vez palabras que comiencen con las letras del abecedario. Mi preferida, entonces y ahora, es la primera de todas, avellana.

Aquí está mi ejercicio, a ver si os gusta.
Espero el vuestro, en el tono que queráis.
Así pensamos en algo creativo, que tampoco viene mal.

ABECEGULAPOEMA
Avellanas bulliciosas, Chana
Duraznos

Excelencias felices, golosos huecos
Impetuoso jolgorio, kermés, l
ibar mimoso
Narcótica ñora o picante queso
 
Racimo sexual, turgentes uvas...
Vino wagneriano, xilófono yacente. Zalamerías.

[Difícil, porque fuera se quedaron preciosidades: ambrosía, beso, bizcocho, chocolate, guirlache, gula, huerta, mar, pulpo, río, sabroso, ungüento, zarzamora, zambullida...]
Vista de los viñedos. Bárbara R. Felisky

lunes, 20 de junio de 2011

¡Indignaos!

Mientras distraemos la mirada en chucherías y baratijas, nos ofrecemos como blanco reluciente, no para los mercados, entidad abstracta inexistente, sino para los mercaderes, todos ellos a salvo de la crisis y, aún más, sacando ganancias de ella.

¡Indignaos! completo en LA LEY DE LA SELVA

sábado, 18 de junio de 2011

Oleaje

Yes. Roger Cummiskey

La mañana trae neblina de mar
Me doy la vuelta
Despacio

Entra, Capitán.

viernes, 17 de junio de 2011

Bimoral

Francis Picabia

Volvía a casa de mis padres enriquecida, sobre todo por la certeza siguiente: hay dos morales en el mundo; la moral oficial que fundamenta las leyes de la sociedad burguesa y que nadie puede transgredir impunemente, y la moral natural entre los dos sexos, donde el resorte más importante es el placer.

Memorias de una cantante alemana. Wilhelmine Schroeder-Devrient

jueves, 16 de junio de 2011

Democracias

La revolution. Marc Chagall

Las democracias se construyen sobre palabras, no sobre silencios. Por eso la memoria es un oficio de palabras y, como el lenguaje, es colectiva.

La democracia prudente. Juan Carlos Monedero

martes, 14 de junio de 2011

Con la cabeza a pájaros

Rafal Olbinski

El futuro es vuestro,
chavales,
decían,
como quien te dice
que te ha tocado algo.

¡El futuro!
Menudo
fraude:

letras y letras
y más letras de Banco,

o la puta calle.


El futuro. Karmelo C. Iribarren

lunes, 13 de junio de 2011

Ética del sólo mío

La ciencia económica ha hecho de abogado de lo imposible al sugerir que algún mecanismo inexplicado transmutaría en resultados globalmente deseables el expansionismo depredador e insolidario que practican las organizaciones estatales y empresariales. Cada individuo, cada empresa o cada Estado trata de expandir a la vez su poder y su riqueza pecuniaria, maximizando sus ingresos, sus beneficios o su renta nacional, a costa de la degradación de un entorno que comparten, o compartirán, otros individuos, otras empresas y otros Estados.

La economía en evolución. José Manuel Naredo

sábado, 11 de junio de 2011

A verte vengo esta noche

Georges Seurat

A verte vengo esta noche,
el día se me hace largo,

te trae mi corazón

de sentimiento un encargo.

A verte vengo esta noche. Violeta Parra

jueves, 9 de junio de 2011

Herramientas mentales


El uso de las herramientas es una señal de inteligencia de ida y vuelta: no sólo requiere inteligencia reconocer y mantener una herramienta (y más aún fabricarla) sino que una herramienta confiere inteligencia a aquellos suficientemente afortunados a los que se les ha dado una. Cuanto mejor diseñada esté la herramienta (cuanto más información suponga su fabricación) mayor inteligencia potencial confiere a su usuario. Y, nos recuerda Gregory, entre las herramientas más destacadas están aquellas que él denomina herramientas mentales: las palabras.

Tipos de mentes. Daniel C. Dennett

miércoles, 8 de junio de 2011

Entre paréntesis

Consuelo Méndez

Yo sé que vivo entre dos paréntesis.

Octavio Paz

martes, 7 de junio de 2011

Dos mundos

Infanta y transparencias. Julio Durá Márquez

Vivir más cerca de la naturaleza es vivir más cerca del cuerpo. Y a mí, vivir cerca del cuerpo me parece importantísimo, teniendo en cuenta que al hablar del cuerpo incluyo a la mente, porque no nos damos cuenta, pero el ser humano vive en realidad en dos mundos distintos, pero simúltaneos e implicados el uno en el otro. El mundo natural, que es el mundo de las cosas, y el mundo cultural que es el mundo de las palabras.


La ciencia y la vida. Valentín Fuster y José Luis Sampedro con Olga Lucas

lunes, 6 de junio de 2011

Rata para cenar

La rata es un animal muy repugnante; pero en el sitio de Casilino todo era tan caro que se pagaban doscientos florines por una rata; y no era cara, porque la persona que la vendía se moría de hambre, mientras que la persona que la compraba, sobrevivia.

Ferdinando Galiani

sábado, 4 de junio de 2011

A hurtadillas

The Flea. Giuseppe María Crespi

Al inclinarse apoyándose en el brazo del sillón, la camisa se le ahuecaba un poco y dejaba ver la parte lateral de su torso, no el pecho, sino el costado, donde se le marcaban un poco las costillas, bajo una piel que parecía dorada, entre la blancura de la camisa.

Memorias de Leticia Valle. Rosa Chacel

jueves, 2 de junio de 2011

Travesías misteriosas

Lorenzo Saval

Te encantan los misterios, siempre que sean inventados por ti, claro.

Diatriba de amor contra un hombre sentado. Gabriel García Márquez

miércoles, 1 de junio de 2011

Tu mirada es el paisaje (LXXVI)

The Elder. Pierre Dumoustier

Al detenerse, contempló sus ojos, penetrante la mirada, vivos a pesar de los signos del tiempo, con un fondo, más que de dulzura, de honda bondad, también de melancolía, pero no de tristeza. Y azulísimos. Le recordaron las luces últimas de la tarde despidiéndose en las superficies de las piscinas.

El Corazón de la Tierra. Juan Cobos Wilkins