sábado, 24 de noviembre de 2007

A galopar, a galopar...

Títeres en la playa. María Carrera



No se sabe de qué hablar

cuando la emoción es honda.

Por la orilla de la mar

nuestros caballos galopan.


Por la orilla del Mar. Manuel Magallanes Moure

2 comentarios:

Scheherazade dijo...

Aceleremos el corazón...sin dudarlo.

Mil y un besos.

glauka dijo...

Cuanta verdad, para no variar ;)... lo bueno es que muchas veces cuando hay mucha emoción, no hace falta hablar: basta con ver a los caballos galopar.
Besos.