lunes, 10 de diciembre de 2007

La gran fábrica del mundo (VII)

Overture.Yang Jin Song


Los maestros de ese arte casi olvidado de conseguir lo que uno quiere manteniendo la boca cerrada son los chinos. Sólo ofrecen sus opiniones cuando no les queda más remedio y preferiblemente en privado.

6 comentarios:

Valeria dijo...

Que cautos. Deberíamos aprender de ellos.

MaiI Imagine Photographers dijo...

Bueno yo prefiero conocer las opiniones de las personas que me rodean:)
besos

Viuda de Tantamount dijo...

Me parece importante la capacidad de dialogo...y admirable saber manejar bien el silencio.

B x C

Edanmir dijo...

Por la boca muere el pez, pero claro tampoco es cuestión de hacer del silencio un arma para conseguir lo que queremos.
Os dais cuenta que lo mas difícil de conseguir es el silencio...y ya me cayo. Salu2.

Churra dijo...

Doy fé.....
Un beso

mandarina azul dijo...

¿No es también chino el proverbio que dice que la palabra es plata y el silencio es oro?

:)