martes, 8 de enero de 2008

Re-baja-dos

Bárbara Bongini

Cuando parecía que estábamos ahítos de tanto consumo, resulta que no.

Después del gran empacho de almuerzos, cenas, loterías, amigos invisibles, papanoeles, reyes, etc., nos zambullimos en las gozosas rebajas, seguramente cansados de portar una billetera reventona y añorantes del bullicio de tiendas y centros comerciales...

La ley fundamental del capitalismo es la generación de plusvalía; es decir, el aumento incesante del valor creado en cada ciclo productivo. Para ello, es imprescindible que cada consumidor consuma cada vez más, lo cual se consigue ampliando las necesidades de consumo del individuo y universalizando el concepto de mercancía, de modo que todo objeto con el que se relacione el individuo para satisfacer una necesidad, ya sea ésta material o espiritual, tiene que ser convertido en mercancía.

Dijo Marx que la producción no sólo proporciona una materia a la necesidad, sino también una necesidad a la materia... la producción crea no sólo un objeto para el sujeto, sino también un sujeto para el objeto...

2 comentarios:

Gwynette dijo...

Sisisisisi...ayer fuí de rebajas -horroroso el gentío- y esta tarde volveré a por aquella falda que no me compré por remordimiento, aún estará?...:-)

Besitos de alcachofa

MaiI Imagine Photographers dijo...

y al final el fin se convierte en un medio y este en el fin...y nosotros felices y contentos porque somos libres :)))) y ja.
Un abrazo