lunes, 17 de marzo de 2008

Soberanía del consumidor

Las necesidades las crea la propia sociedad, y en función de cuál sea la naturaleza de ésta y de los intereses que en ella prevalezcan, así serán las necesidades que sienta el ser humano.

Son puras decisiones sociales las que condicionan la mayor o menor satisfacción de los individuos.

Las necesidades sólo se convierten en consumo, es decir, se satisfacen, cuando se dispone de riqueza suficiente para obtener bienes y servicios.

Por tanto, el problema de la necesidad es el problema del reparto.

2 comentarios:

Proyectodefilosofo dijo...

Cierto, me has hecho recordar que ayer, creo, fue el día del consumidor, ya tenemos un día y todo.
¿qué habrá sido del ciudadano?

Sombras en el corazón dijo...

Reflexiono que habrá que deslindarse de lo que creemos que es necesario y no lo es.
Como todo el mundo, a veces caigo en el afán consumista de comprar cosas que luego me pregunto para que las quiero.
Me suele servir echar un vistazo hacia atrás y ver con qué sobrevivían nuestras abuelos y padres.

Un abrazo