viernes, 17 de diciembre de 2010

Más y más


Mientras se siga considerando como deseable -o como inevitable- que los intercambios se vean dominados por la crematística y el utilitarismo; mientras se crea que por naturaleza los hombres han de comportarse -según decía Adam Smith- "como mercaderes" y la sociedad "como una sociedad mercante o comercial", no podrán evitarse los resultados depredadores del conjunto.

La economía en evolución. José Manuel Naredo

1 comentario:

Laura Uve dijo...

Los mercados insaciables continúan convirtiendo en culpables a sus víctimas......GRRRRRR......