sábado, 22 de mayo de 2010

Co-piloto

Alfred Stevens

Te llevo en mí
como azúcar desleída, capitán.
En mis ojos y en mi voz,
en mi garganta.

1 comentario:

guillermohector dijo...

preciosa melancolía...