miércoles, 13 de abril de 2011

Tu mirada es el paisaje (LXXIV)

Joe Sorren

!Pero qué tímido era aquél hombre! Una noche, al marchar para casa, advirtió su presencia al otro lado de la calle. Continuó caminando despacio, sin mirar a su alrededor, pero con los rabillos de los ojos vueltos hacia atrás como las orejas de un conejo, esperando que él la seguiría.

Risa en la oscuridad. Vladimir Nabokov

1 comentario:

Laura Uve dijo...

Qué texto tan hermoso y con su toque de humor... me encanta el cuadro.

Besitos.