miércoles, 6 de julio de 2011

El hombre de mi vida

Rafal Olbinski

En las ciudades griegas con gobierno propio de los siglos V y IV, el hombre capaz presumía de ser capaz de todo. Sería, llegada la ocasión, soldado, político, legislador o filósofo.

Historia de la filosofía. Bertrand Russell

Y ADEMÁS, yo añado... ¡y que le encante cocinar!

Y TÚ... ¿qué ingrediente le pides a la salsa de tu vida?

5 comentarios:

Toy folloso dijo...

¿Sólo cocinar?.
¿Planchar no?.

(Anda, me acabo de acordar de una anécdota de un hombre planchador; no la cuento aquí - y sí en mi blog-, porque es larga).

indigo dijo...

Es larga y... verde, me supongo.
Lo de planchar lo tengo muy, muy, muy al final de la lista de habilidades conquistadoras.
Besazo, Toy.

J.Maseda dijo...

Estupendo dibujo, interesante.
Creo que el hombre tendría
que acaparar virtudes que,
ciertamente, no serían grandes
virtudes. Siempre me gusta
visitar tu Blog, Capitán.

LatitadeAlmendras dijo...

Me encanta que cocinen! (que me gusta comer, pero no cocinar!)

Mua!

begusa dijo...

paciencia... sobre todo un poquito de paciencia...