lunes, 7 de noviembre de 2011

Tu mirada es el paisaje (LXXIX)

Paul César Helleu

¡Señorita!
Al oír la educada llamada la muchacha volvió sus bellos ojos hacia él dudando, pues no sabía a ciencia cierta si era con ella con quien había querido hablar. El viejo recibió tanto placer de aquella mirada brillante que su enojo disminuyó.

El viejo y la jovencita. Italo Svevo

2 comentarios:

Blanca Rodríguez G-Guillamón dijo...

¡Qué texto tan bello! Es sorprendente cuánto puede decir una mirada...

Laura Uve dijo...

Es que hay miradas muy valiosas... precioso y delicado texto, igual que la ilustración.

Un beso!!