miércoles, 30 de noviembre de 2016

El oro del otoño

HE querido variar el plan de mi costumbre
y he cogido una carretera distinta de la habitual
para llegar a casa y he visto el parque
iluminado por el oro del otoño y por un silencio
perfumado de hoguera que alguien ha prendido para quemar
las hojas que han ido cayendo día a día en noviembre.

El plan de mi costumbre. Ángel Rupérez

1 comentario:

Emilio Manuel dijo...

No es a perfume lo que huelen las hojas caídas, aunque si me gustan el resto de metáforas.

Saludos, me alegra leerte tras tanto tiempo.