martes, 7 de noviembre de 2006

Gazapos y desatinos (VI)

El indigente, el sinnada, iba pidiendo para un café por entre las mesas de la soleada y concurrida terraza. Llevaba una gorrita azul. Y en ella, bordado con blancas puntadas, un anagrama del lujo, un logotipo de la desproporción, de la desigualdad: Marbella, una marca con clase.

10 comentarios:

Mar dijo...

maldita ironía del destino, posado en su cabeza ese gorro de marca y él con el estomago vacío!!!

La hormiguita dijo...

Pocos perciben -o no quieren ver- la contradicción.
Saludos

Anónimo dijo...

Es así, hay mucha ironía a veces en las pequeñas cosas. Me has hecho recordar a un mendigo... el hombre había conseguido un trozo de pan y lo que hizo a continuación fue compartirlo con las palomas de la plaza...
Un beso
(te enlazo yo también)

Rocío dijo...

Bueno, porque me pilla muy de cerca tal vez, me de pena no solo por el sinnada, si no por mi gente de esa ciudad... porque se nombra su tierra sin tenerles a ellos mismos en cuenta... Si hay que desprestigiar, tanto por ostentación como por fraude, que sea a personas, con nombres y apellidos... Marbella, después de todo es un pueblecito más de Málaga, de casitas blancas a orillas del mediterráneo y lleno de gente maravillosa :)

Indigo dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Lo único que he pretendido es poner de manifiesto lo chocante de juntar la indigencia con la marca Marbella, asociada, queramos o no, a un estilo de vida muy diferente. Me duele que unos desaprensivos embadurnen de mala fama a quienes no lo merecen. A mí también me pilla cerca, y por supuesto que ni generalizo ni está en mi ánimo molestar ni enjuiciar. Besos.

Seoman dijo...

Una marca de clase podrida. Aunque no confundamos Marbella pueblo con la corrupta clase politica y demas famoseo. Un saludo

Scheherazade dijo...

La paradoja de esto es que, sin llegar al extremo de indigente, los que menos tienen necesitan de esos símbolos de ostentacion. Y los que tienen mucho no llevan marcas.

Lurdena dijo...

¡Ups! No queda nada por decir.

Un abrazo

Rocío dijo...

jejeje, me consta Indigo ;)

Besitossssss!!!!!

fonkyrock dijo...

A ese lo echaron de Marbella cuando llegó Gil y Gil, porque llegaban los verdaderos amos del mundo... los jeques podridos de dinero hasta las cejas, los constructores sin escrúpulos y los alcaldes que "son tan patriotas" que venden el pueblo -antes lo han "adecentado"- al mejor postor... y los marbellíes ¿qué?... ¿sentaditos a la puerta?