domingo, 19 de agosto de 2007

Como la nieve al sol

Eduardo Naranjo


Callaron. El placer asomaba a los dedos de Mathieu. Bajó lentamente su mano, la pasó por la espalda de Marcelle, y ésta entornó los ojos; vió él sus negras y largas pestañas. La atrajo hacia sí: no era que la desease en aquel instante, sino más bien el capricho de ver aquel espíritu reacio y esquivo fundirse como pedazo de hielo al sol.

La edad de razón. Jean-Paul Sartre

No fue un sueño,
lo vi:
La nieve ardía.
Ángel González

... nieva suavemente la aurora del deseo...
Javier Lostalé

6 comentarios:

Viuda de Tantamount dijo...

Qué desastre, Capitana....Leo y releo pensando que núnca me quisieron de forma tn elevada...

Debi matrimoniar con Sartre.

Los mios, mezclando nieve y sol, optaban por duplicar el factor de protección solar.

Besos,
Hilda

Edanmir dijo...

Click, click, se puede...Que buena idea traer nieve en verano. Salu2.

Scheherazade dijo...

Que mejor manera de saberlo...que fundirse en ella...


Mil y un besos...

Máximo Ballester dijo...

Un placer es leer esto.

La nieve arde, sí, hermosa escena.

Un abrazo.

churra dijo...

Madre mia.....vale , me pondre a leer y te hare un comentario general ( ya se que es imposible tratandose de ti... recularé entonces que decimos en mi tierra . )
Besos , luego vuelvo

Gwynette dijo...

Sarte, siempre tan existencialista..que jodio! no la deseaba, era el capricho de verla fundirse. Prefiero a González y a Lostalé..
A sus órdenes, mi capitana