martes, 4 de marzo de 2008

Colgada de ti



La noche había sido muy larga y muy oscura.

Quería oír tu voz. Que tus dulces palabras

me trajeran un poco de calma. Que el cariño

que sentías por mí viajara por teléfono

hacia mi corazón maltrecho y derrotado.

Quería oír tu voz y oí la de tu amante.

Luis Alberto de Cuenca

10 comentarios:

Churra dijo...

Que triste...
Si ya digo yo que el telefono es un artilugio diabolico .
Besos

glauka dijo...

JODER!!!!!

Ese final es el acabóse del masoquismo vamos, las hay que no aprenden.

Sombras en el corazón dijo...

Mala cosa...
Muchas tiritas habrá que emplear para curar eso...

Un beso

Mr. TAS dijo...

suscribo a glauka

JODER!

Mandarina azul dijo...

Este hombre, Luis Alberto de Cuenca, es buenísimo, y tú estupenda por traérnoslo.

:) Abrazo grande.

Bito dijo...

Muy bueno. Sí, señora

errante dijo...

vaya...
creo que gloria fuertes tiene algo al respecto; debería responderle

errante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
errante dijo...

y respondiéndote: te visito muy a menudo aunque no siempre deje comentarios.

Z&Z design - ChZ y Mariespe dijo...

auch.... como ha de doler aquello!!! cuánta impotencia ante todo de pronto...