sábado, 13 de junio de 2009

Diseño propio

Después de las prisas. Alas


La habitación entonces se doraba

con la telaraña del deseo.

El mantel. Javier Lostalé

2 comentarios:

Gwynette dijo...

Que buen momento, m´hija.
Las telarañas a contraluz son algo mágico ! :)

Besos

Arcángel Mirón dijo...

Así se empieza.

:)