martes, 11 de agosto de 2009

Cuerpo


Hasta el propio cuerpo es ahora (el más bello) objeto de consumo, en la medida en que se ha convertido en signo exterior del propio valor de cambio.

Concepciones del trabajo: de las ambigüedades medievales a las paradojas actuales. Enric Sanchís Gómez

No hay comentarios: