miércoles, 23 de marzo de 2016

Primavera

Jardín Botánico de La Concepción. MálagaEnlace

Ha roto la glicinia el hierro de la pérgola;
la dura ferrería se ha plegado
a una delicadeza tan antigua.


Jardín público. Álvaro García

Y supe que no eran
recuerdos, no. Bajo la vieja pérgola
con glicinias, corría
jugando un niño, el niño
aquel que fui y que un día,
en cualquier gesto mínimo, detuvo
sus horas y dejó que yo siguiese
andando hacia la muerte.

Rafael Guillén
    

5 comentarios:

AlBordeDeLaTaza dijo...

Glicina.
Cambie de geografía en mi adolescencia y desde entonces no la huelo más que en mis recuerdos. Su perfume dinamita para mi alma.
(Esta foto tiene fragancia)

Saludos !

Gwynette dijo...

Puse un comentario que no aparece, se habrá ido a oler las glicinas...

Golfo dijo...

Solo dos semanas de flor, cada uno de los años que ha ido aplicando, lenta, pacientemente, su brutalidad.

Estas dos semanas marcan, situan un punto en el año.
Me inspiran cierta prisa, cierta inquietud inexplicable.

HLO dijo...

Qué bonitas, me encantan las flores moradas (enfrente dla casa de mis padres también había glicinias).
Y el verso de Álvaro muy hermoso también.

Sauze dijo...

Son hermosas!