miércoles, 7 de febrero de 2007

Capitanas (XV)


En el año 415, un grupo de fanáticos asesinó a la filósofa griega Hipatia de Alejandría.
El obispo Cirilo, molesto porque la mujer difundía las enseñanzas de los griegos contrarias a los dogmas cristianos, ordenó su ejecución.
Fue apaleada hasta morir y arrastrada a la iglesia principal de Alejandría, donde descuartizaron su cuerpo con tejas afiladas.
Desde entonces, las víctimas del fanatismo religioso son incontables.
Innumerables, en fín, los damnificados por fanatismos de todo tipo, ya sean políticos, deportivos, económicos, mediáticos...



4 comentarios:

Ofelia Lopez Pez dijo...

Qué horror....desde el 415 persistiendo en el mismo error...¡¡

churra dijo...

Por lo que veo las cosas no han cambiado demasiado...un horror .
Besos guapa

el santo job dijo...

vaya faena...
suerte que la religión de verdad (la de los hombres, y no de las iglesias) es harto más tolerante que todo eso
saludos!

Perrogato dijo...

Yo creo que eso ya viene de antes..recuerdas los sacrificios aztecas?