sábado, 17 de febrero de 2007

Cádiz es un mundo aparte

Pintando la máscara. Felix Beristain


Su majestad el tango
ha sonao
en la casa de los ladrillos coloraos.

Tres mil años de historia alimentan el ingenio gaditano, finísimo y generoso, único y especial, chispeante, veloz. Las letras del carnaval de Cádiz critican con gracia inimitable los desatinos de todo un año. Vestidas de papelillos y serpentinas, salen a la calle denuncias en toda regla, demandas eternas: las pateras, la pobreza, la violencia doméstica, el paro, la desigualdad, las prejubilaciones, los políticos y su barriobajero estilo, la falta de pisos, de aparcamientos, la sobra de mangantes y oportunistas... nada escapa a su perspicacia: se ríen del vanidoso y homenajean al olvidado, al perdedor.

Cádiz derrocha estilo y elegancia a pie de calle.




2 comentarios:

Cerillo dijo...

Pues nada, todos a Cadiz

M. Regalado dijo...

mmm qué ganas tengo de conocer su carnaval.

Un abrazo!