lunes, 30 de abril de 2007

Reparapoesía


New Jerusalem. Fred Tomaselli

Reparar alfombras, hijo mío, era el mejor oficio que podía aprender. Por todas partes hay piezas dañadas que necesitan arreglo. Tu padre podría ir a donde hiciera falta. De esa manera podría ganarse el sustento, tejiendo, tiñendo, cepillando y diseñando como un artista. En las alfombras uno puede plasmar sus pensamientos. Tu padre era un poeta sordomudo y analfabeto. Ya te lo he dicho en alguna ocasión. Necesitaba canalizar sus pensamientos de algún modo, ya fuese en un cuaderno de escritura cuneiforme o en el agujero de una alfombra.

Así pues, con su cuaderno en el bolsillo y la bolsa de herramientas al hombro, Akbar iba cabalgando de pueblo en pueblo.

El reflejo de las palabras. Kader Abdolah


4 comentarios:

Gwynette dijo...

Como me gusta la gente que utiliza las manos para crear..analfabeto ? No. Era un artesano, y esto son palabras mayores !

Cariños de alcachofa

Gwynette dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
churra dijo...

Hay gente que en un remiendo es capaz de bordar una poesia.
Que envidia .
Besos

Viuda de Tantamount dijo...

Un texto precioso, Indigo...me anoto la ref con intención de leerlo.

B x C