martes, 31 de marzo de 2009

Día de colada


Me pedís palabras que consuelen,

palabras que os confirmen

vuestras ansias profundas

y os libren

de angustias permanentes.

Pero yo ya no tengo

palabras de este género.

Aceptad mi silencio: lo mejor

de mí. Huid del soplo que pronuncia,

en mi boca,

la amarga condición de lo humano.

Y, entretanto, dejadme contemplar

el vuelo de la ropa

tendida en la ventana.

La luz, el aire y el pájaro. Chantal Maillard

1 comentario:

Edanmir dijo...

Tu generosidad se dispara Indigo. Es un buen momento para invertir en palabras. Salu2