lunes, 2 de marzo de 2009

La máquina codiciosa



Semejante a la alquimia, a la astrología, a la hechicería y a las otras ciencias populares, la economía política también tiene por punto de partida una idea plausible: "Los sentimientos sociales -dicen los economistas- son en la naturaleza humana factores accidentales y perturbadores; por el contrario, la avaricia y el deseo de progreso son factores constantes. Eliminemos los factores variables y considerando al ser humano como una mera máquina codiciosa, examinemos con qué reglamentación del trabajo, de la compra y de la venta, puede obtenerse la mayor suma posible de riqueza..."


Unto thist last. John Ruskin

3 comentarios:

Edanmir dijo...

Pero estamos llegando a un punto donde no se puede avanzar mas hacia la codicia.Salu2

semifusa dijo...

Qué lástima que el progreso se mida a través de esos factores...

HLO dijo...

MÁS FUERTE QUE LA AVARICIA ES EN EL SER HUMANO EL DESEO DE NO-MUERTE. ¿pOR QUÉ NO LO EXPLOTAN ADECUADAMENTE LOS ECONOMISTAS?