sábado, 9 de octubre de 2010

Metamorfosis

Donald Roller Wilson

Quebradizos como alas de libélula, van pasando los años, tan ciertos al final, tan infalibles. Tu piel bajo los besos está llena de heridas y la flor de tu sexo tiene un rincón de sombra. Más tu hermosura vieja sigue siendo un milagro, la inocencia feroz que explica cada verso.

Josefa Parra

2 comentarios:

María José Fernández dijo...

Ufff. No sé si es hermoso o duele, o ambas cosas.

indigo dijo...

Ambas cosas, querida amiga, ambas cosas.