miércoles, 11 de enero de 2012

Yo me como tu risa

Alma y la sombra. Golucho

Con penurias, pero felices. Ella lo recordaba como un tiempo en el que, a pesar de estrecheces, le afloraba la risa. Estando embarazada de mí, una vez -una de tantas- que lo que había en los platos era bien escaso, mi padre le arrimó el suyo y le dijo: "Tienes que alimentarte, yo me como tu risa".

El Corazón de la Tierra. Juan Cobos Wilkins

4 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

La sonrisa de un/a niño/a es alimentos para unos padres en cualquier momento, pero si este es de penuria, aun más.

Un abrazo.

Toy folloso dijo...

¡Qué emotivo!.

Laura Uve dijo...

Me ha gustado tanto que voy a recomendar la lectura de tu blog y de esta entrada en el mío (franja de la derecha).

Besos!!

indigo dijo...

Muchas gracias, qué atentos sois conmigo. Besos