sábado, 9 de septiembre de 2006

Los ocho mil libros de Clark


Clark, que es analista de inversiones, no deja que su mujer suba las persianas antes de que se ponga el sol para que no se destiñan las tapas [de los libros]. Siempre compra al menos dos ejemplares de sus libros favoritos, para que sólo uno tenga que verse sometido al estrés de la lectura. Cuando en una de sus visitas su suegra cometió el error de sacar un libro de un estante, Clark la persiguió por el piso para asegurarse de que no le hiciera nada atroz, como dejarlo abierto y boca abajo en la mesa.

Ex libris. Anne Fadiman

No hay comentarios: