sábado, 14 de octubre de 2006

Fragilidad

Él depositó el cántaro a sus pies,
con tembloroso cuidado, sabiendo
que la mayoría de las cosas se rompen.
J.R. Robinson

2 comentarios:

el mono azul dijo...

Todo debe ser cuidado y respetado como el cántaro. Si se te va de las manos...PLAS!!!

GLAUKA dijo...

Por no decir todas ... destino cruel!