martes, 15 de diciembre de 2009

Por fin!

Ramón Casas
Dedicado con cariño a HLO y sus sabrosos y negros lunares


Después de numerosos

devaneos, encontró el

libro de su vida.

Traducción, en pocas palabras. Salvador Peña Martín

2 comentarios:

HLO dijo...

Ah, cuándo lo encontraré yo...
La ilustración es preciosa: una joven dama "derribada" por la lectura...
Un beso, compi

indigo dijo...

Pues, mira, te lo dedico, ahora que lo dices, también yo puedo verte en esa lectora.
Otro beso