jueves, 20 de agosto de 2009

El caballo

Tom Chambers

Su galope brioso.
El destino le otorgó un jinete excelso.
Cayó en campo de acantos.
Lo remató una espada compasiva.

No lamentéis su muerte, que no era inocente:
daba él hermosura a la batalla.

Caballo muerto en la batalla. Felipe Benítez Reyes

1 comentario:

Julia dijo...

Triste... pero precioso texto.
Saludosss!!!