sábado, 12 de mayo de 2007

Algo sucede

Goldberry. Anna McDade


Algo me pasa que en mi pecho existe.

Vuelan hormigas y discurren peces.

Suena la sangre y el tambor convoca.

Hay un incendio cerca de mi pulso.

De nuevo el tigre lanza su mensaje.

Tiene mi cama sed de otra figura.

Vuelven las venas a cantar presagios.

Torna el insomnio con sus mil disfraces.

Lavo mis manos para hacerlas suyas,

peino el cabello, río a las vecinas.

Y cuanto miro se convierte en agua.

¡Esto es amor y lo demás miseria!



Algo sucede. Gloria Fuertes



6 comentarios:

Susy dijo...

Conocí a Gloria Fuertes,
cuando se la leía sin conocerla, parecía cualquier cosa. Si la conocías calibrabas su categoría y su perdularia condición.

Me alegro de poder leerte.
Un beso.

Rodrigo Rincón dijo...

Que hermoso, casi santateresiano. Panteísmo de cocina y hormiguero. Que suenen los tambores y se enteren las vecinas.

aminuscula dijo...

No conocía este poema, pero sí, Gloria Fuertes siempre es ella misma con su particular toque.

Un beso

Scheherazade dijo...

Como nos gusta esa revolución al enamorarnos...

Mil y un besos...

churra dijo...

O la miseria del amor, que habela haila .....
Besos

Edanmir dijo...

Miseria hacer la piel tan dura que no llegemos a notar los sintomas.