lunes, 4 de junio de 2007

La misionera (la muy...)


Además, estaba en contra de las propinas, era de izquierdas.
La propina es una práctica envilecedora que perpetúa la división de la sociedad en clases y falsea las relaciones sociales.

Por eso mismo, tampoco rellenaba las nóminas conforme a la ley, ni respetaba la norma que obliga al empresario a pagar doble las horas de domingo.

No debíamos considerarla como una jefa, sino como nuestra amiga.

Y, después de todo, si no éramos cristianos, el domingo era para nosotros un día como cualquier otro, ¿no? Pagar doble le habría parecido, a ella que no era creyente, y tan poco conformista, ceder a una superstición ridícula.

¿Acaso trabajar en una librería no era ya lo suficientemente gratificante?
¿Acaso no formábamos una comunidad unida por el culto al libro?

La librería no es un comercio ordinario. ¡La librería no es un negocio, es una misión!


Vivir me mata. Paul Smaïl

5 comentarios:

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.

Viuda de Tantamount dijo...

Oño....no sabes que familiar me resultas hoy....¡¡


B x C

GLAUKA dijo...

SUcede con frecuencia sí, que detrás de los buenos argumentos se esconden fascistoides sin narices para reconocerlo ;).

churra dijo...

Hombreeeee, pero los misioneros tambien comen no? .....
( o lo he entendido mal ?)
Besos

Edanmir dijo...

Hay muchas profesiones para tomarlas como una misión, ojala los que las desarrollan lo sintieran así. Salu2.