miércoles, 13 de junio de 2007

El espíritu de la colmena

Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar. Salvador Dalí


Lo que no es útil a la colmena, no lo es tampoco a la abeja.


Meditaciones. Libro VI. Marco Aurelio

7 comentarios:

aminuscula dijo...

Son admirables las abejas, aunque mi admiración no podría jamás traducirse en imitación. Un punto de individualismo es necesario también en los humanos.

churra dijo...

Ens lo que sasa cuando se vive en sociedad .
besos

Edanmir dijo...

No quedamos de acuerdo en dedicarnos aquí solo a lo inútil...(véase Paul Auster)

francisco aranguren dijo...

Lo inútil creo que es lo que acaba teniendo mayor utilidad para uno y para la sociedad. Para uno, porque si uno es útil, acaba siendo utilizado (ya se encargarán de trabajarnos el ego). Para la sociedad, porque hay que dejar escapes...para que la energía de la productividad no se vuelva peligrosa (nuestra sociedad no es una colmena, ni nosotros somos abejas: convivir nos cuesta un alto grado de sacrificio). Inútil...como tumbarse a la sombre una tarde y soñar y disfrutar dibujando luego esa imagen soñada, un instante antes de despertar. Para recordar el sueño hay que dormir sin desperatador, es decir, sin nada que hacer después de despertar, sino volver a dar otra cabezada y acaso, vagamente, disfrutar de ese duermevela inútil pero gloriosamente placentero.

Juanillo dijo...

¿Porque Trulli?
Bueno no se me parece un tipo simpatico y porque mi coche es un Toyota Corolla.
Me parecia mas divertido ser de trulli que de schumamcher ese o como se escriba, jejejeje. Asi que hay estoy desganitandome para llegar el 10. Tambien porque ahora es facil ser de Ferrari o del Alonso.
En realidad queria introducir esto porque el anuncio donde sale la cancion es de FIAT.

María Dubón dijo...

Gran frase para una época, la de Marco Aurelio, en que aún no triunfaba el individualismo feroz de hoy en día.

Saludos.

Arcángel Mirón dijo...

No se.

Yo vivo con otros, es cierto. Pero deseo mantener mi individualidad. Si no, seríamos masa.

Esta vez no coincido con Marco Aurelio.