martes, 7 de agosto de 2007

Gazapos y desatinos (XXXI)

Interiores. Heriberto Cogollo


Los legisladores de Moscú preparan un proyecto de ley para regular el uso del polígrafo o detector de mentiras en las entrevistas de empleo.

Son muchas las grandes compañías rusas que realizan la prueba del polígrafo a los solicitantes de empleo. Cada año se llevan a cabo más de 45.000 pruebas con el detector de mentiras, principalmente cuando se trata de seleccionar a aspirantes a altos cargos directivos. La excusa es el gran temor de estas empresas a ser objeto de espionaje industrial por parte de la competencia.

Y pienso que, si hay alguien preparado para tratar con el detector de mentiras sin inmutarse, será precisamente el espía, especialmente entrenado para ello, que nunca será detectado por el aparato. En cambio, los que simplemente quieren trabajar se verán atropellados por una máquina y unos entrevistadores sin escrúpulos.
¿O es que en una entrevista de trabajo hay que decir toda la verdad y nada más que la verdad?


1 comentario:

Viuda de Tantamount dijo...

Pero...

por el detector, harán pasar a empleado y empleador, no??


B x C