lunes, 1 de diciembre de 2008

El archivista y los empleos imaginarios

Máquina de escribir. Manuel Dominguez


Cuando la realidad se vuelve irresistible, la ficción es un refugio. Por eso existe la literatura, esa escapatoria de los tristes, los nostálgicos y los soñadores.

1 comentario:

glauka dijo...

Precisamente hoy leí sobre la misma temática. La protagonista de mi lectura decía lo mismo y lo contrario al mismo tiempo, porque añadía a esa huída al interior de un libro que finalmente descubría que todos los libros hablaban de sí misma.
Y que cada lectura de un libro crea un nuevo libro.