miércoles, 29 de julio de 2009

Tu mirada es el paisaje (XXXII)

Mujer. Pablo Ferro


Con ansiedad creciente, miraba a los oscuros ojos de su hija y veía la aterradora pasión que ardía en su interior. ¿Cómo podía ser que esos ojos y esos labios, gruesos, desvergonzados, de un rojo brillante, pertenecieran a una chica de diecisiete años? Era como una criatura bovina en celo.

Grandes pechos amplias caderas. Mo Yan

1 comentario:

Edanmir dijo...

Pobre padre porque con diecisiete "eres una criatura ""bobina"" en celo".