martes, 17 de mayo de 2011

Estrecheces

Andrey Remnev

Nada es tan limitado como un sueño que se cumple.

Mal de amores. Ángeles Mastretta

4 comentarios:

huggh dijo...

guau... un sueño que se cumple ya no es un sueño... pasa a la categoría de lo visible, mensurable... tremenda síntesis... un gusto sus posts... saludos

JL dijo...

Muy cierto, y que hacer? no soñar?

Me dejas pensativo... Un beso.

inma dijo...

Soñarse otro sueño.
Besos a los dos y gracias.

HLO dijo...

Ay...pues yo quiero cosas limitadas, muy limitadas, tremendamente limitadas.

Un besote