sábado, 4 de noviembre de 2006

Olfato


Village. Brian Cronin
Dijo Canetti que la tarea moral del poeta es la de ser el perro de su tiempo, no encerrarse en su propia pureza, sino ir a olfatear por todos los rincones y por sórdidos que éstos fueran.
Más allá del lenguaje. Claudio Magris

6 comentarios:

Scheherazade dijo...

Buen consejo ese de husmear por todos los rincones. Y es que algunos no se dan cuenta que no se llega a la pureza sin ir a sitios lóbregos

Proyectodefilosofo dijo...

Bonita alegoría, también me encanto lo de "husmear por ahi"

saludos.

churra dijo...

Hay que salir, husmearlo todo y si es posible sufrirlo todo.

Besos

Lurdena dijo...

Qué bien habló Canetti. Yo también creo que eso mismo debe ser y debe hacer el poeta.

Un abrazo

La hormiguita dijo...

Es así, sin duda.

Cerillo dijo...

La poesía auténtica nunca se anda con remilgos. Es imprescindible esta libertad de movimientos para encontrar su verdad