miércoles, 30 de mayo de 2012

Mi hermana gemela




Como yo, ella ama las palabras y las personas que saben servirse de ellas. Lo que pasa es que se deja devorar por su profesión y su hogar.


Niña, adolescente, los libros me salvaron de la desesperación; eso me ha persuadido de que la cultura es el más alto de los valores, y no logro considerar esta convicción con mirada crítica...

La edad de la discreción. Simone de Beauvoir

No hay comentarios: