sábado, 16 de diciembre de 2006

Mujeres con zapatos de tacón alto

Penélope Dullaghan

¿Cómo podía yo imaginar que mi querido padre estaba perdidamente enamorado?
Creo que, en su lugar, también yo me habría chiflado por alguna de aquellas mujeres.
Las que nosotros conocíamos eran distintas a las de la alameda. Yo siempre las había visto trabajando, tejiendo alfombras, preparando la comida, rezando, pariendo, llorando, enfermando…
Por primera vez veía mujeres paseándose con zapatos de tacón alto.
El reflejo de las palabras. Kader Abdolah

2 comentarios:

Scheherazade dijo...

La belleza, lo inalcanzable. Sobre un pedestal de seis centímetros...Aishhh

GLAUKA dijo...

Eso no es enamoramiento eso es alucinación directamente ... pero a ver quien nos lo explica cuando estamos alucinados ;)