lunes, 3 de marzo de 2014

Y no volver

The Guatemala Bus. Oscar Peren

Siempre he querido irme:
si viajo es porque insisto en perseguir
un lejano lugar como refugio.
Y no volver jamás.

Amarante. Misteriosamente feliz, 2009. Joan Margarit

Eugenio Recuenco

Ayer vi en la tele Un franco, 14 pesetas, película que cuenta la historia de dos fresadores madrileños que, al quedarse en paro, deciden emigrar a Suiza, a un pequeño pueblo industrial para trabajar en PEGASO. La película, rodada en 2006, centra la acción en los años 60, poniendo en evidencia la incultura y el atraso españoles. Al final, después de unos años instalados allí incluso con su familia, su hijo perfectamente integrado, etc. Martín, decide volver a España, a un piso pequeño, oscuro y miserable, en definitiva, a una vida peor. Le puede la añoranza
de su país, y esto es lo que realmente me conmueve y me hace pensar, el deseo de la propia tierra, por mala que sea. Creo que este sentimiento no hallaría hueco en mí, pero claro, tampoco he vivido esa situación... y hablar, es fácil.

En otra película, Cinema Paradiso, Alfredo, al despedirse de Totó, le dice "no vuelvas nunca, hazme caso, no vuelvas". Cuando se tiene el corazón roto por la inminente separación, dar ese consejo es una muestra de amor al alcance de pocos. 

Y así llego a otra gran película, Asediada, donde se dice que "no hay amor, solo hay pruebas de amor". Y eso mismo pienso yo.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

¿Se podrían poner subtítulos en subsahariano?.