jueves, 5 de octubre de 2006

Siéntate

Una silla. Susana Marenco

Acercó la silla y con sus labios silenciosos fue diciéndome palabras que en el brillo de sus ojos entendía con toda claridad. 
Historia de amor sin palabras. Luis Sepúlveda

No hay comentarios: