martes, 2 de octubre de 2007

El lector

Lorenzo Donati

Sabe leer y escribir, y también sumar toda una columna de cifras. Cuando alguno de los demás presos recibe carta, siempre se la lleva a Mr. Schaeffer. La mayoría de esas cartas son tristes y quejumbrosas; a menudo Mr. Schaeffer improvisa mensajes más animosos en lugar de leer lo que dice el papel.

En el mismo barracón hay otros dos presos que también saben leer. Pese a esta circunstancia, uno de ellos le lleva sus cartas a Mr. Schaeffer, el cual, para devolverle el cumplido, jamás le lee la verdad.

Una guitarra de diamantes. Truman Capote

7 comentarios:

chaqueplosqui dijo...

Es bella la idea del texto... pero despues de unos segundos se me hizo triste. ¿Por qué no aceptar la verdad de sus cartas?

Buena entrada y mejor imagen... me encantan las imágenes que pones!

Edanmir dijo...

El lector como un deportista de riesgo, inventando las verdades que no estan escritas. Salu2.

Churra dijo...

Es que hay veces que no basta saber leer ni escribir , e incluso que no quisieras , para engañarte un poquito .
Precioso parrafo .
Besos

María Dubón dijo...

¿Qué se puede decir de los textos de Capote? Seducen, son brillantes y los dignos hijos de un gran escritor.

Un abrazo.

Gwynette dijo...

Es muy generoso Mr. Schaeffer y les da un poco de color a unas vidas encerradas..lo fantástico es que el que saben leer también
le entregue la carta para renovar ilusiones. Magnífico !

Besos capitana

Arcángel Mirón dijo...

Fabuloso. Me recordó a El gran pez.

Cerillo dijo...

Perfecto