domingo, 29 de abril de 2012

Patio trasero

¿Hay una forma más sugerente de referirse a un patio trasero? Seguramente nadie será capaz de llamarlo tan delicadamente como lo hizo el magnífico cuentista peruano Julio Ramón Ribeyro en su cuento "La molicie":

A veces, hartos de razonar, nos aproximábamos a la ventana que se abría sobre un gran patio, al cual los edificios volvían la intimidad de sus espaldas.

La molicie. Julio Ramón Ribeyro, 1953

2 comentarios:

AlBordeDeLaTaza dijo...

Los trapitos al sol!!!!! Un gustazo de volver por aca y que todo siga tan lindo!

Emilio Manuel dijo...

Creo, si no me equivoco, que ese tipo de patios, en las ciudades pequeñas y medianas ha desaparecido, aún existiendo no se autoriza colgar, como antes se hacia, la colada.

Un abrazo.