sábado, 23 de septiembre de 2006

Recetas para vivir


Cocinar es otra forma de crear.
Compartir, un atajo a la felicidad.
Cultivar la amistad en la diferencia y hacernos compañía con naturalidad.
Alargarnos las vacaciones en la mesa puesta: probar, catar, indagar, comparar… umm, riquísimo, exquisito. Nos vamos a Éfeso, Dublín, Ibiza, Burgos o Almuñécar…
El lugar es sólo el dato, la excusa, lo que reconforta es saber que nosotros íbamos en el equipaje.

1 comentario:

Viuda de Tantamount dijo...

Ando empeñada en aprender a cocinar....con escasos resultados, no creas.

Todos los miercoes acude a comer a mi csasa una de mis amigas, que asume el papel de catadora experimental.

Hago progresos tan ridiculos como pelar judias verdes o escalopines con boletus. Le pongo voluntad.


Me parece imposible imaginar la casa de mi madre sin olor a cocinas.

No quiero aceptar limitaciones tontas, solo las justas.

La olla express, va detrás de las judias..¡¡