lunes, 5 de diciembre de 2022

La edad del agua

El día que llovieron ranas. David Stoupakis

Estos días de lluvia
olvidadizos,
lejanos ya,
como el regalo atrasado
que sorprende...
Estos días de lluvia. Mª José Gámez

viernes, 2 de diciembre de 2022

Lluvia


La lluvia
sobre la arena,
con las primeras gotas
se deletrea.

Hay ocasiones en que la lluvia parece que está aprendiendo a leer. Luis Rosales

sábado, 15 de octubre de 2022

Renaciente corazón

corazón robado a mirada míope

CADA VEZ QUE SE ESCRIBE UN POEMA TIENES QUE HACERTE
UN CORAZON DISTINTO,
un corazón total,
continuo,
descendiente,
quizás un poco extraño.
Tan extraño que solamente sirve para nacer de nuevo.

Luis Rosales

miércoles, 12 de octubre de 2022

Sin ti me sobra el aire

Amica Kiá. Dora Creminati

Cada vez que ella respira mi corazón baila.


La rosa púrpura de El Cairo.

lunes, 10 de octubre de 2022

El vuelo de cada día

The Reverend Robert Walker Skating. Sir Henry Raeburn

Sólo la realidad necesita en sus días y en sus noches de la ley menesterosa de la imaginación. Por eso quien intenta suprimir las imaginaciones debe privarnos de la realidad.

Nochevieja. Luis García Montero

martes, 4 de octubre de 2022

Una vida


Mi ocio es leer,
mi vicio pensar.
Mi trabajo la poesía
mi vida la poesía
mi descanso la poesía.
Mi amistad mi tía.
Mi color el azul
mi calor tus brazos
mi aliento tu aliento.

(La vulgaridad, mi sufrimiento.)

Mi ocio es leer. Gloria Fuertes

sábado, 1 de octubre de 2022

Rubores


Cuando apareció, ella se ruborizó. Se ruborizaron no sólo las mejillas, sino el cuello, y aún más abajo, sobre todo el escote, se puso magníficamente roja ante todos, roja por y para él. Ese rubor había sido su declaración de amor, ese rubor lo decidió todo.

La identidad. Milan Kundera

Otros Rubores

viernes, 23 de septiembre de 2022

Mi flauta y la luna

Luna axárquica. Inma Díaz

Mi flauta y la luna
hacen la espuma.


Eco. Gerardo Diego

domingo, 18 de septiembre de 2022

Árboles

 Bosque de álamos con rebaño en Alcalá de Guadaira. Emilio Sánchez-Perrier

Quien se inclina a
recoger un papel del suelo ve
que los árboles hablan. Esto
no va a ninguna parte. Preguntar
qué dijeron antes
de que los derribaran no
va a ninguna parte. Los árboles
tocan la mañana para que sea feliz y eso
es un destino y no
va a ninguna parte. Una sierra
les saca pájaros del día,
la tarde no se acuesta cantada.
Mi mesa es un silencio
que no se puede abrir.

Árboles. Mundar. Juan Gelman. 2008

sábado, 17 de septiembre de 2022

Risa de pájaro

Kanako

Al principio, la pelirroja pareció perpleja, pero enseguida comenzó a reírse. Una risa cristalina y alegre que le hizo a Harry pensar en un raro pájaro del bosque.

El murciélago. Jo Nesbo

viernes, 16 de septiembre de 2022

Los números pájaros

Fred Tomaselli

¿Los números son tan libres como los pájaros?
Carel Fabritus 
¿sufren igual que ellos al ser sometidos a un sistema de reglas imperativas?
Liberation. M. C. Escher

¿existe una zona de transición mágica entre los números de la realidad y los números trazados en un papel?

Gödel, Escher, Bach. Un eterno y grácil bucle. Douglas R. Hofstadter

jueves, 15 de septiembre de 2022

El don de la palabra

Penelope Dullaghans

El lenguaje nos pertenece, nos caracteriza. Cada uno de nosotros tenemos un hablar propio y distinto al de los demás, personal y único. El lenguaje es como una utilísima caja de herramientas con casi todo lo necesario para nuestro bricolaje vital; en ella encontramos palabras dulces para el amor o espinosas para el enfado, cautelosas para recomendar o chispeantes para celebrar... Vivir es comunicar y, aunque es verdad que son muchas las formas de comunicación, en ninguna de ellas faltan las palabras, porque con ellas pensamos, analizamos, transformamos. Si permitimos que nuestro vocabulario se vaya reduciendo día tras día, estaremos también recortando nuestra facultad de pensar: en cuestión de palabras, las formas son también el fondo. Si empobrecemos el lenguaje llenándolo de vocablos baratos e infantilizados, de palabras gruesas y malsonantes que sirven para todo, no cultivamos ni la imaginación ni la elegancia, solo la simpleza de espíritu y la uniformidad de pensamiento. Si no nos importan los nombres de las cosas, si con un "esto parte" o con un "qué guay" podemos referirnos a todo lo que en un momento dado pueda calificarse como interesante, divertido, agradable, gustoso, bueno, rico, sugerente, excitante, novedoso, atrevido, estupendo, ingenioso, atractivo, gracioso o entretenido, descartando matices y diferencias, estamos rechazando el don de la palabra.

No se entiende cómo en los tiempos que corren, en los que sin una buena imagen no somos nadie, nos hemos olvidado de que nuestra conversación es la tarjeta de visita de la que no podemos prescindir, la que siempre habla de nosotros; la vestimenta, el maquillaje, se cambian para la ocasión, según esta requiera desenfado o ceremonia. No ocurre así con el lenguaje, nuestra apariencia más íntima, la que brota directamente de nosotros, la que estrenamos cada vez que abrimos la boca.
Penelope Dullaghans

CANCIÓN DONDE SE EXPLICA, BIEN EXPLICADO, QUE AL PRONUNCIAR UNA SOLA PALABRA PUEDES HACER TU BIOGRAFÍA

A Dámaso Alonso
La palabra que decimos
viene de lejos,
y no tiene definición,
tiene argumento.

Cuando dices: nunca,
cuando dices: bueno,
estás contando tu historia
sin saberlo.

Luís Rosales

miércoles, 14 de septiembre de 2022

Capitanas (LXII)

Andrej Remnyov

Capitanas asesinadas. El pasado 5 de agosto fue el aniversario del asesinato de trece rosas, trece jóvenes mujeres, ocho de ellas menores de edad, fusiladas en Madrid en 1939, víctimas de la feroz represión franquista tras la victoria del golpista dictador Francisco Franco. Se llamaban Ana, Avelina, Blanca, Carmen, Dionisia, Elena, Joaquina, Julia, Luisa, Martina, Pilar, Victoria y Virtudes. La memoria histórica nunca se ocupó de ellas. Fueron periodistas los que sacaron a la luz este atroz episodio, primero Jacobo García investigándolo en 1985 y luego Jesús Ferrero, publicando en 2003 el libro Las trece rosas; en 2004 se rueda el documental Que mi nombre no se borre de la historia y sale otro libro, éste del periodista Carlos Fonseca, Trece Rosas Rojas. A partir de 2003 se empieza a distinguir a este grupo de mujeres y a reivindicar su memoria en homenajes de distinto signo y arte. Hasta esas fechas, nadie se ocupó de ellas, a pesar de que ya habíamos celebrado a toda fanfarria los 25 años de democracia y de que algunas de estas mujeres fueron detenidas, torturadas y asesinadas por pertenecer a Juventud Socialistas Unificada. Tampoco sus compañeros políticos pensaron en ellas.

Demo at Phoenix. Qiang-Huang

A las cuatro de la tarde de marzo en una vieja foto las rosas se volvieron a abrir.
La vida no apagó

su aroma ni

la brisa que pasaba lenta

con fechas del paisaje. Una

muñeca es todavía en

la manita que toca el universo,

tibia. Alrededor

se ve un vuelo de pájaros idos.

Al fondo,
el ser que es haber sido lee
lo que el tiempo escribió.

La foto. Mundar. Juan Gelman.2008

Hay sitio para unas espinas?
le preguntaron al rosal.

El libro de las preguntas. XXVII. Pablo Neruda. 1977

martes, 13 de septiembre de 2022

Todo el mundo puede mirar...

No le crean a Claudia. Salustiano

Todo el mundo puede mirar,
pero no necesariamente ver...

André Kertész. Litoral. Escribir la luz. 2010

sábado, 10 de septiembre de 2022

NUNCA LA MIRADA ES MUDA

Realidad. Cristina Alfaro

Nunca la mirada es muda:

siempre pregunta o responde.

Los cinco sentidos. Javier Lostalé